sábado, 25 de febrero de 2017

Vasitos de fresas con salsa de pistachos.




Otro mes más estamos ya inmersos de nuevo en el reto Alfabeto Dulce, que nos trae Ana del blog “Cook the Cake”.
En el mes de febrero los ingredientes estrella han sido las fresas y los pistachos, elegidos por M. José de “Mi aventura cupcake” y Sofía de “Sugar with lemon”. La combinación de ingredientes es perfecta. Dos sabores que me encantan y tan compatibles entre sí.
No os voy a contar mi odisea con la receta del reto, necesitaría 3 entradas, jajajaja…y os aburriría, sí decir que esta no fue mi primera opción y que tuve que reinventar la receta porque no salió lo que había pensado y como siempre me dejo las cosas para última hora, pues pasa lo que pasa, que hay que, digamos, improvisar…si es que no puede ser…
De todas formas los vasitos han quedado deliciosos y la salsa de pistachos espectacular.
Ahí vamos pues….

Ingredientes:

Para la base de fresas:
-          250 de fresas.
-          5 cucharadas soperas de azúcar.
-          200 ml de nata.
-          200 ml de leche.
-          2 sobres de cuajada.

Para la salsa de pistachos:
-          100g de pistachos.
-          75g de azúcar.
-          3 yemas de huevo.
-          100ml de leche.
-          200ml de nata.

Preparación:

Lavamos y trituramos las fresas con el azúcar, cuando estén trituradas añadimos la nata y mezclamos bien.
Ponemos un cazo al fuego y añadimos la leche y las fresas trituradas, cuando se caliente un poco añadimos los dos sobres de cuajada y no dejamos de remover, que no se formen grumos.
Dejamos que espese un poco y retiramos del fuego, ponemos en los vasos o recipientes donde lo vayamos a servir y dejamos enfriar, cuando se enfríe metemos en la nevera.
Mientras hacemos la salsa de pistachos.
Trituramos los pistachos en la picadora.
Batimos las yemas con el azúcar, que quede una masa blanquecina.
Ponemos un cazo al fuego y tostamos un poco los pistachos. Añadimos seguidamente la leche y la nata y calentamos. Cuando esté caliente lo vertemos todo en el bol donde hemos batido los huevos y mezclamos bien.
Volvemos a verter todo en el cazo y metemos al fuego sin dejar de remover hasta que espese un poco. Dejamos que enfríe a temperatura ambiente.
Vertemos la salsa sobre los vasitos de fresa y ponemos en la nevera hasta su consumo. Podemos decorar con fresas, pistachos, chocolate….Mmmmm, delicioso!!!!




BESOS:

miércoles, 22 de febrero de 2017

Espaguetis con berenjenas y mozzarella.




Hace tiempo comprando pasta Barilla (no es por hacer propaganda, jejeje) me regalaron un libro de recetas, de la que ya he hecho dos, “Mafalde con tomatitos secos” y “Pasta en salsaEoliana”, y hoy vengo con otra más. En casa nos encanta la pasta, la podríamos comer a diario, se nota la parte italiana, jejeje.
La receta (y como hago casi siempre), no la he seguido al pié de la letra, han habido pequeñas modificaciones. Os dejo una foto con la receta original y así podéis hacer la que mas os guste.


Ingredientes: (para 2 personas).

-          Espaguetis.
-          1 berenjena.
-          1 tomate grande.
-          1 diente de ajo.
-          Albahaca al gusto.
-          Aceite de oliva.
-          Sal y pimienta negra.

Preparación:

Pelamos y cortamos a láminas el ajo y lo sofreímos con un poco de aceite en una sartén.
Lavamos la berenjena, la cortamos a dados y la vertemos en la sartén con el ajo y sofreímos, cuando esté hecha la reservamos en un plato.




Metemos el tomate en agua hirviendo durante 1 minuto y lo pelamos. Cortamos también a dados y ponemos en la sartén donde hemos sofrito la berenjena, salpimentamos al gusto y dejamos hacer unos 3-4 minutos.
Mientras, escurrimos la mozzarella y la cortamos también a dados.


Ponemos un cazo con agua y sal a hervir y hacemos los espaguetis.
Cuando estén hechos los vertemos a la sartén con los tomates, añadimos la berenjena, la mozzarella y la albahaca que habremos cortado a tiras, mezclamos y dejamos hacer 1-2 minutos.





Servimos calentitos y a comer rica pasta!!


BESOS.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Pudin de arándanos





Últimamente me lo están poniendo muy difícil con el reto “Reposteras por Europa”, jajajaja…como me cuesta encontrar dulces típicos del este de Europa…las recetas se entremezclan entre países, lógico, muchos pertenecían a la antigua Unión Soviética y claro, las tradiciones culinarias se pasan de unos países a otros.
La cuestión es que no encontraba nada de nada, empecé con “sakotis”, pero se necesita un horno especial para su elaboración, busqué una receta con horno tradicional, que seguro que haberlas haylas, pero ni una encontré…seguí con “blyneliai”, pero es una receta muy parecida (por no decir igual) a los “blinis” rusos que ya publiqué para este reto precisamente. Luego estaban las “galletas de Nochebuena (kuciukai)”, pero por lo que he leído es un dulce muy poco dulce (con lo golosa que soy yo, jejeje), ainssssss…hasta que me topé con un dulce típico de la cena de Nochebuena y aquí lo traigo…He leído tanto sobre este país que me quedé con una curiosidad, en Nochebuena, para cenar se hacen 12 platos diferentes y hay que comer de los 12 platos para tener buena suerte al año siguiente, la cena se llama “Kucios” y no se sirve carne ni nada de alcohol…(Uffff, a mí me matarían, jejeje).
Como no he encontrado tampoco una receta de pudin típica lituana no he tenido más remedio que hacer la receta del pudin de mi madre, receta tradicional de la familia, nosotros lo hacemos siempre con manzana, en este caso la he sustituido por los arándanos, que sí que son típicos de allí. He aprovechado (otra vez) la coyuntura y como no tengo la receta de mi madre publicada (gran fallo, ups) pues mato 2 pájaros de un tiro, jejeje.
La repostera jefe de este mes es Elisa, del blog “Especialmente dulce”…así que a hacer la maleta y a facturar, que nos vamos para Lituaniaaaaa.


Ingredientes:

-          Pan duro a trocitos, (puse media barra).
-          Leche.
-          3 huevos.
-          1 cucharada sopera de canela.
-          Arándanos al gusto.
-          1 cucharada de café de levadura.
-          5 cucharadas soperas de azúcar.
-          25g de mantequilla.

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º.
Ponemos el pan en un cuenco y lo cubrimos con la leche. Cuando se reblandezca lo chafamos con un tenedor.


Añadimos los huevos batidos y mezclamos. Agregamos la canela, el azúcar, los arándanos y la levadura y removemos bien, que se mezclen todos los ingredientes.
Deshacemos la mantequilla en el microondas, en la opción de descongelar y la añadimos a la masa anterior, volvemos a mezclar.
Untamos un molde con mantequilla y vertemos  todo. Metemos al horno unos 45 minutos.

Como siempre pinchamos con un palillo, cuando salga limpio ya estará.
Sacamos del horno y dejamos enfriar.
Cuando el pudin esté frío desmoldamos y decoramos al gusto, si se desea…si no a consumir tal cual…rico es poco.






BESOS.

viernes, 10 de febrero de 2017

Tarta de San Valentín






Esta era la tarta que quería hacer para el reto “Alfabeto dulce”, pero no llegué a tiempo. Y como prometí que la haría igualmente pues aquí está. He aprovechado la coyuntura y como se acerca San Valentín pues una bonita tarta corazón para ese día taaaaan romántico.

Ingredientes:

-          Bizcochos de soletilla, (de los blandos).
-          400 ml de nata para montar, (más del 33% materia grasa).
-          Un poco de ron.
-          Coco rallado.
-          3 cucharadas soperas de azúcar glas.
-          2 hojas de gelatina neutra.
-          2 cucharadas soperas de cacao puro Valor.
-          2 cucharadas soperas de azúcar.
-          125 ml de leche.

Preparación:

Con la mitad de los bizcochos de soletilla cubrimos la base del molde, mejor que sea desmontable.
Con un pincel pintamos los bizcochos con un poco de ron. Si la tarta la van a comer niños se puede sustituir el ron por un borrachito de agua y azúcar.


Montamos la nata con el azúcar glas y ponemos sobre los bizcochos.


Ponemos encima de la nata la otra mitad de bizcochos de soletilla y volvemos a bañar con un poco de ron. Metemos en la nevera.


En agua fría hidratamos la gelatina.
Ponemos un cazo al fuego con la leche y cuando esté caliente y sin llegar a hervir vertemos el cacao, removemos, que no se formen grumos. Añadimos las 2 cucharadas soperas de azúcar. Removemos hasta que espese un poquito. Este chocolate no es de los que espesan mucho por eso añadí las 2 hojas de gelatina. Cuando estén hidratadas las ponemos en el chocolate, que ya habremos retirado del fuego y removemos hasta que se deshaga. Vertemos sobre la tarta y metemos en la nevera hasta que enfríe.



Cuando haya enfriado decoramos al gusto, yo decoré con coco rallado y en el centro un “corazoncito” de almendra crocanti…quedó muy cuco…muy….San Valentín…jejejeje.


Últimamente mis recetas suelen ser sencillitas por falta de tiempo, incluso los dulces, como estáis viendo, jejeje. Sólo espero que os guste tanto como gustó en casa. La verdad es que estaba para chuparse los dedos.









Besos.