martes, 30 de junio de 2015

Paté de pepino




La verdad es que el pepino no suelo cocinarlo, lo como crudo, en ensaladas o solo con aceite de oliva y sal…Mmmmm me encanta. Así que cuando vi el reto de “Cocineros del Mundo  y los 2 ingredientes que podíamos elegir, la verdad, me planteé no participar, porque entre el aguacate que no me gusta y el pepino que no lo uso para cocinar me dije: ¿y yo qué hago? Pero no, se supone que los retos están por algo y por eso participo en ellos, así que aquí estoy con una receta de pepino (claro, jejeje) que encontré en una revista de cocina de mi madre que tiene más años….”Guíacocina” ¿Alguien se acuerda?

Por supuesto he cambiado algunas cosillas, como siempre adaptando al gusto de casa, jejeje. A ver qué os parece.

Ingredientes:

-          1 pepino.
-          60 g de mantequilla a temperatura ambiente.
-          1 yogur natural.
-          200 ml de nata para cocinar.
-          6 hojas de gelatina neutra.
-          Pimienta blanca, ajo en polvo y sal.
-          Un poco de hierbas frescas, perejil y hierbabuena, para decorar.


Preparación:

Pelamos el pepino y lo rallamos, lo ponemos en un escurridor para que suelte toda el agua.
Ponemos las hojas de gelatina a hidratar, unos minutos.
En un bol deshacemos la mantequilla (yo la chafé con un tenedor) y añadimos el yogur y el pepino rallado, mezclamos bien. Añadimos sal al gusto, la pimienta y el ajo en polvo y volvemos a mezclar.
En un cazo ponemos la nata a calentar, añadimos la gelatina y removemos hasta que se deshaga. Retiramos del fuego.
Juntamos la nata con la mezcla del pepino mezclamos bien, que se integren todos los ingredientes.
Vertemos en un molde rectangular no muy grande, el mío era 13x23cm, y dejamos reposar unas 3 o 4 horas mínimo en la nevera, yo lo tuve toda la noche.
Pasado este tiempo volcamos el paté en una fuente, decoramos al gusto y ya está listo para consumir, con pan tostadito….Mmmmmm.
La verdad es que estaba delicioso, perfecto de aperitivo o para desayunar.
Espero que os guste.







BESOS.

miércoles, 10 de junio de 2015

Blinis




Como cada 10 de mes el blog “Tothom a la Cuina”, nos propone el reto “Reposteras por Europa”. Después de la parada en España por el aniversario este mes nos trasladamos a la lejana Rusia. Su gastronomía para mí es bastante desconocida y sus postres más aun…así que como casi siempre me tuve que poner a buscar en internet, jejeje.
Vi varias opciones, pero esta es la que más me gustó, por su sencillez y porque son ideales para el desayuno y ahora que los niños en nada ya van a tener vacaciones es una receta perfecta para hacerlas con ellos y tenerlos algo entretenidos, pero sólo algo, jajaja.
Esta receta la encontré en el blog "El aderezo" un blog que no conocía y me encantó. Como he modificado algo los ingredientes os dejo la receta original aquí.
Los blinis son unas mini tortitas que sirven tanto para dulce como para salado, en Rusia se utilizan mucho para servirlas con el caviar….Mmmmm, quien catara el caviar ruso, jajaja. Aunque su origen es muy antiguo, de la época precristiana.
Mi versión es muy dulce, lo notaréis por la cantidad de azúcar, para salado menos azúcar, 40g,
Con estas cantidades me han salido más de 20 blinis, para un buen desayuno, jeje.
A ver qué os parece.

Ingredientes:

-          1 huevo a temperatura ambiente.
-          175 ml de leche (yo sin lactosa, pero vale cualquiera).
-          125g de harina.
-          3 cucharadas soperas de azúcar.
-          ½ sobre de levadura (tipo Royal).
-          40g de mantequilla derretida.

Preparación:

En un bol tamizamos la harina con la levadura y añadimos la sal y el azúcar.
Derretimos la mantequilla en el microondas en la opción de descongelar y la añadimos también al bol, agregamos el huevo y la leche.
Batimos con la batidora eléctrica, tiene que quedar una masa espesa, sin grumos y más tirando a espesita, como se ve en la foto.


Tapamos el bol con film transparente y metemos en la nevera unos 30 minutos.
Pasado este tiempo engrasamos una sartén pequeña y la calentamos y echamos 2 cucharadas soperas de la masa, primero una cucharada y después la otra, así queda más gordita la masa, cuando esté tostadito le daremos la vuelta. Hacemos esta operación hasta acabar con toda la masa.


Y ya estaría, disfrutamos de esta delicia rusa.





Besos.

lunes, 8 de junio de 2015

Melenzane alla parmigiana o parmigiana di melenzane




Es una receta muy típica de Italia y en mi casa es un plato típico de Nochebuena, no falta nunca en esa noche tan especial, creo que si algún año no la hiciera la familia me retiraría la palabra, jajaja.
Esta variante que os traigo es típica de la zona de la Campania, de donde es mi madre, pues lleva mozzarella.
Anoche la hice para cenar, ya que tenía 2 berenjenas que se habían hecho amigas de la nevera (por el tiempo que llevaban) y mi hijo me preguntó qué se celebraba, jajaja, pues como he dicho antes las suelo hacer en fechas señaladas.
La berenjena se reboza en harina y huevo, aunque se puede hacer sin rebozar, evitas calorías y tiempo. Pero os aseguro que con la berenjena rebozada queda mucho más buena, por lo menos para mi gusto.

Ingredientes: (para 3/4 personas)

-          2 berenjenas rebozadas (receta aquí).
-          Salsa de tomate (receta aquí).
-          1 mozzarella fresca.
-          Queso parmesano.
-          Unas hojas de albahaca fresca.

Preparación:

Con la salsa de tomate hecha y las berenjenas rebozadas el resto de esta receta es bien sencilla, pues sólo es ir haciendo capas.
La mozzarella la escurrimos y la cortamos a trocitos pequeños.
Cogemos una cazuela de barro, (o fuente de cristal, aunque yo prefiero cazuela de barro) y ponemos un poco de salsa que expandiremos por toda la base. Ponemos una capa de berenjenas y por encima salsa de tomate, un poco de queso mozzarella, una hoja de albahaca a trocitos y espolvoreamos queso parmesano.
 

Hacemos esto en todas las capas y acabamos con una capa de salsa de tomate.
Espolvoreamos por encima queso parmesano y metemos al horno previamente precalentado a 180º.
Dejamos hacer unos 45-50 minutos, el queso parmesano se gratinará.
Sacamos del horno, dejamos reposar un poco y ¡¡¡a comer!!!
Una verdadera delicia.
De un día para otro también se puede comer (a mí me está más bueno al día siguiente), se deja en la nevera y después se calienta en el horno (microondas también vale, pero horno mejor, a temperatura bajita 90/100º más/menos y en el centro del horno).
También se puede congelar si sobra.




Espero que os guste.
BESOS.

viernes, 5 de junio de 2015

Tortilla de espinacas y beicon




Una cena hecha en un momento y que está muy rica. A mi hijo le gustó mucho y eso que está en la edad de no comer nada que sea de color verde, jejeje.
Yo tampoco soy de comer espinacas o acelgas, me las como porque son buenas, pero no me van mucho, pero así sí…me encantan.
A ver qué os parece esta sencilla receta.

Ingredientes:

-          Espinacas (yo puse congeladas 200g, más o menos).
-          150g de beicon.
-          4 huevos grandes.
-          Aceite de oliva virgen.
-          Sal.

Preparación:

Si no hemos descongelado previamente las espinacas las descongelamos en agua caliente y sal, escurrimos bien.
Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite y sofreímos el beicon, cuando esté hecho añadimos las espinacas y rehogamos unos minutos, 5 o 6, sin dejar de remover. Salamos al gusto.
En un cuenco batimos los huevos y añadiremos las espinacas rehogadas, mezclamos y añadimos a la sartén, hacemos la tortilla.
Bastante sana, aun se puede hacer más sin beicon y sin rehogar las espinacas, receta aquí….depende de la dieta de cada un@, jajajaja.



BESOS.