domingo, 31 de diciembre de 2017

La 12 recetas más vistas de 2017.

Hoy último día del año vengo con un vídeo que recoge las 12 recetas más vistas de este año que ya acaba.
Espero que el año que viene sigamos compartiendo recetas, momentos, ideas y sobre todo que disfrutemos de los que más queremos, familia, amigos y compartamos un año lleno de alegrías e ilusiones.
Besos y disfrutar de la noche y sobre todo del AÑO 2018.



miércoles, 27 de diciembre de 2017

Galletas de calabaza




¿Si os digo que aún me queda calabaza me mataréis? Pues aún me queda, jejeje. Lo que pasa es que de momento se acabaron las recetas con calabaza. Hasta el año que viene no hay más.
Estas galletas las hice para hacer algo diferente y han gustado mucho. Ya tenemos desayuno casero durante unos días.
A ver qué os parece.

Ingredientes:

-          Unos 150g de calabaza asada.
-          1 huevo.
-          200g de azúcar.
-          150g de mantequilla.
-          1 cucharada de café de canela.
-          500g de harina.

Preparación:

Chafamos la calabaza con un tenedor y reservamos.
Ponemos la mantequilla en un bol y ponemos en el microondas unos 30 segundos para reblandecerla, en la opción de descongelar. Añadiremos el azúcar y mezclamos bien. Añadimos el huevo y batimos. Agregamos la calabaza y la canela y seguimos mezclando, hasta que se integren bien. Y ya por último vamos añadiendo y amasando la masa con la harina. Quedará una masa compacta, que envolveremos en film transparente y meteremos en la nevera. Yo la dejé toda la noche, pero con una hora basta. La masa simplemente tiene que estar fría.

Extenderemos con un rodillo la masa sobre una base lisa y enharinada y daremos forma a las galletas con uno o varios cortapastas. Yo navideños tenía sólo dos y son los que más he utilizado.



Ponemos en una bandeja horno y sobre papel vegetal las galletas y metemos en el horno, previamente precalentado a 180º unos 20 minutos.
Pasado este tiempo sacamos del horno las galletas y las dejamos enfriar sobre unas rejillas.



Y ya estaría.
Yo algunas galletas las decoré con una almendra cruda, con coco rallado o con almendra crocanti, que puse antes de meterlas en el horno. La primera hornada no la decoré…por unanimidad las que llevan la almendra crocanti son las que más nos han gustado. También se les puede poner chocolate, yo no tenía, por eso no les puse.










BESOS.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Croquetas de puchero, jamón y beicon




Antes de volver con las recetas de calabaza (no os vais a librar, jejeje) traigo una deliciosa receta de croquetas.
Una receta sencilla, ideal de aperitivo o acompañamiento y que para alguna comida o cena navideña sería todo un lujo, pues gustan a todo el mundo y están buenísimas. Además de que admiten una variedad de ingredientes casi infinitos, se pueden hacer más de fiesta, o más de andar por casa, jejeje.
Estas cantidades es para poquitas croquetas, pues no tuve muchas sobras de puchero. Si hubiera más cantidad sería subir también los gramos de jamón y beicon a 100 o 150.

Ingredientes:

-          Sobras del puchero, carne (yo sólo pollo) y verdura.
-          75g de jamón picado fino.
-          75g de beicon picado fino.
-          Salsa bechamel, (pincha aquí para la receta).

Preparación.

Trituramos toda la carne y verdura del puchero, añadimos el jamón y el beicon picado y reservamos.
Hacemos la salsa bechamel y mezclamos con la masa anterior.
Damos forma a las croquetas y metemos en la nevera 1 hora, más o menos. La masa tiene que estar fría.
Sacamos la masa de la nevera, rebozamos en pan rallado y a la sartén, con el aceite bien caliente.
Cuando estén hechas ponemos en papel de cocina, para quitar el exceso de aceite y ya estarían listas para consumir…Mmmmm, riquísimas.







viernes, 15 de diciembre de 2017

Mousse de mazapán de agua de rosas




Otro mes que ha pasado y ya estamos a 15 de nuevo, por lo que toca, como no, el reto viajero..."Reposteras por Europa", del blog  de Isabel "Gotas de Azúcar y Vainilla",
Está claro que la gastronomía de la Ciudad del Vaticano está muy influenciada por la cocina italiana, es obvio. Sinceramente no he encontrado una receta que se diga típicamente de este pequeñísimo país, excepto una pequeña reseña a un dulce de la época medieval llamado “mazapán de agua de rosas”, por lo visto el agua de rosas se utilizaba mucho para endulzar en la Edad Media. La única receta que encontré que hacía referencia a este dulce fue un helado y sé que es bueno comerlos durante todo el año, pero sinceramente no me apetecía hacer helado, jejeje, así que directamente me he inventado un poco, pero solo un poco, el postre, upsss. Eso sí, he utilizado los ingredientes básicos del dulce medieval, el mazapán y el agua de rosas.
El viaje este mes nos lo ha propuesto Bea de Sweet Cookies by Bea
Así que allá voy con la receta, espero que os guste.


Ingredientes:

-          150g de mazapán.
-          150 ml de leche.
-          3 cucharadas soperas de agua de rosas.
-          200 ml de nata para montar.
-          3 hojas de gelatina neutra.

Preparación:

Desmenuzamos el mazapán y lo chafamos un poco con un tenedor, reservamos.


Montamos la nata y la ponemos en la nevera.
Pondremos las hojas de gelatina a hidratar unos minutos.
En un cazo pondremos la leche a calentar, cuando esté caliente retiramos del fuego y añadiremos el mazapán, batimos con la batidora eléctrica. Dejaremos enfriar esta mezcla.
Mientras desharemos la gelatina al fuego con 2 cucharadas de postre del agua donde la hemos hidratado, cuando esté deshecha la mezclaremos con la mezcla de leche y mazapán, añadiremos también el agua de rosas y dejaremos templar.
Cuando haya templado la mezcla anterior mezclaremos con movimientos envolventes, con la nata y repartiremos en vasitos o copas.
Dejamos enfriar del todo y metemos en la nevera hasta su consumo.
Quería decorar con mermelada de fresa y unos frutos rojos que venden congelados en Mercadona, pero se me olvidó comprar (ainssss), así que decoré con lo único que tenía en casa y sabía que le iba a dar un buen toque, almendra crocanti, mi salvación, jejeje.
Por supuesto por la época en la que estamos la decoración es muy típica navideña, jejeje.
Os aseguro que están deliciosos y posiblemente sea el postre de Nochebuena…aunque la familia siempre pida el típico Tiramisu, que es el postre estrella en casa y que fue la primera receta que publiqué en el blog allá por el año 2014...









BESOS

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Bizcocho de calabaza





Hoy traigo mi clásico bizcocho, el que nunca me falla y que además está riquísimo. Es el de los vasitos de yogur. Siempre recurro a él cuando necesito un buen bizcocho para hacer tartas o para desayunos sencillos o, como en este caso, para ir gastando la calabaza, jajaja.
Vais a acabar odiándome con tanta receta dulce de calabaza, jajajaja. Pero es que la tengo congelada y tengo que ir haciendo hueco en el congelador para ir metiendo lo que voy comprando para la cena de Nochebuena, así que tengo que ir gastándola. Y como las recetas saladas con calabaza no nos van mucho, pues ¡¡dulces a mogollón!! Jejeje.
Decir que todavía me queda calabaza….lo sientoooooo.

Ingredientes:

-          Yogur natural azucarado.
-          3 medidas del vaso del yogur de azúcar.
-          3 medidas del vaso del yogur de harina.
-          1 sobre de levadura, tipo Royal.
-          1 medida del yogur de aceite de girasol.
-          3 huevos “L”.
-          Unos 200g gramos de calabaza al horno.

Preparación:

Precalentamos el horno a 200º.
Ponemos la calabaza en un plato y la chafamos bien con un tenedor, hasta hacerla puré y reservamos.
En un bol mezclamos el yogur, los huevos y el azúcar, agregamos la harina y seguimos mezclando, añadimos el aceite y la levadura y batimos hasta que quede una masa lisa y sin grumos. Por último agregamos la calabaza e integraremos bien en la masa, que verteremos en un molde desmontable previamente engrasado.


Metemos al horno unos 35 minutos, no abrir el horno hasta pasada media hora. Comprobaremos con un palillo si está hecho, si sale limpio ya estará, sino dejamos hacer un poco más.
Sacaremos del horno y dejamos enfriar un poco, desmoldamos y dejamos enfriar del todo.
La decoración a gusto del consumidor, yo no decoré porque era para desayunar. Pero con azúcar glas, con nata, con cacao espolvoreado, con mermelada….mmm. Rico solo o acompañado.





BESOS.