sábado, 7 de julio de 2018

Roti con patatas y cebollitas



Estas comidas en casa nos encantan, son sencillas y están deliciosas. Además como prácticamente se hacen solas, pues son ideales para estas fechas que nos apetece estar poco en la cocina.
También es una comida que puedes dejar preparada y después calentar.
A ver qué os parece.

Ingredientes: (para 4 personas)

-          3 o 4 rotis pequeños o 1 grande.
-          2 patatas grandes.
-          4 o 5 cebollas francesas.
-          Aceite de oliva virgen y sal.

Preparación:

Precalentamos el horno a 200º.
Ponemos los rotis en una fuente apta para horno, de barro o cristal. Salamos al gusto y echamos una buena “chorritá” de aceite de oliva.


Metemos al horno los rotis una media hora, a mitad cocción, 15 minutos, les damos la vuelta.



Mientras pelamos las patatas y las cortamos a dados y pelamos las cebollas y como son pequeñitas las dejamos enteras. Lo metemos todo en una fuente apta para microondas y metemos unos 7 minutos en el micro.
Pasada la media hora añadimos las patatas y las cebollas a los rotis y dejamos hacer en el horno unos 15 minutos más.
Sacamos del horno, cortamos los rotis a rodajas y servimos con patatas y cebollas…Mmmmm, ¡¡¡delicioso!!!

O dejo el enlace de otras dos recetas que tengo de roti, que también son una delicia: "Rotis de pollo" y "Roti con manzana"  os encantarán también.





Y para que no falte y ahora que me he lanzado, jajajaja...la versión vídeo...espero que os gusteeeeeee....



BESOS.

miércoles, 20 de junio de 2018

Lasaña de berenjenas

Y otro vídeo...jajajaja....¡oye! que me está gustando esto.
Esta vez es vídeo de fotos, pero a la hora de ver la receta parece que se hace más ameno, ¿no?
A ver qué os parece...


Tengo otra receta de "Lasaña de berenjenas", pinchando el nombre vais directamente a ella, esta lleva carne y es un poco más elaborada. Recetas diferentes dependiendo del tiempo que se tenga para cocinar...o de las ganas, jejeje.

BESOS.

viernes, 15 de junio de 2018

Palancinky




Estamos a 15 y toca reto Reposteras por Europa, que nos trae Isabel, del blog “Gotas de azúcar y vainilla”.
Esta vez maletas hechas y embarcamos hacia Eslovaquia, país centroeuropeo, sin costa y miembro de la Unión Europea. Su paisaje destaca por sus montañas “los Cárpatos”, y para muestra un botón….bueno, unas fotos, jejeje…





Lo que más me ha sorprendido es que su temperatura media en los meses de verano es entre 15 y 18’5º…¿¡cómo!? Si es casi la temperatura que tenemos en Valencia en invierno…yo creo que no me acostumbraría a ese clima…
Pero pasemos al dulce, son unos clásicos crepes, muy típicos en Eslovaquia. Allí los suelen rellenar con mermelada de frambuesa y espolvoreados con azúcar glas. Yo he cambiado la mermelada por una de fresas, que en casa gusta más.
Pues nada…”volando” a por la receta.


Ingredientes:

-          125 ml de leche.
-          1 huevo.
-          2 cucharadas soperas de azúcar.
-          Una pizca de sal.
-          1 huevo.
-          Mermelada de fresa.
-          Azúcar glas.
-          100g de harina.
-          Aceite de oliva.

Preparación:

En un bol batimos bien la leche, el huevo, el azúcar, la sal y la harina, que no queden grumos.
Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite que extenderemos con un papel de cocina.
Con un cucharón iremos haciendo las crepes…un cucharón, una crepe.




Con estas cantidades y con la sartén que yo utilicé, de 15 cm, salen unos 7 crepes.
Hechos todos los crepes ya los podemos rellenar, con la mermelada y espolvoreamos azúcar glas y babeamos un rato antes de comerlos, jejejeje…






BESOS.

lunes, 11 de junio de 2018

Flan de huevo en microondas

Le estoy cogiendo el gusto a esto de editar vídeos, jejeje. Eso sí, se me van las horas para hacer un vídeo de menos de 2 minutos....ufffff.
En fin, ha quedado más o menos decente, la cosa va mejorando con cada vídeo editado.
BESOS.

 



 

miércoles, 6 de junio de 2018

Bizcocho cebra


Este bizcocho lo hice ya hace unos meses y se me había olvidado publicarlo…la verdad es que no tiene nada especial, salvo las rayas. A ver, no es que no tenga nada especial, que no me he explicado bien…está delicioso, pero es mi clásico bizcocho, el de los vasitos del yogur, sólo que la mitad de la masa es de sabor chocolate….Mmmmm.
Decir también que es mi segundo intento de bizcocho cebra…que intenté hacerlo mucho tiempo antes que este y aún estoy buscando las rayas, jajajaja.

Ingredientes:

-          1 yogur natural.
-          3 medidas del yogur de harina.
-          3 medidas del yogur de azúcar.
-          1 medida del yogur de aceite de girasol.
-          1 sobre de levadura, tipo Royal.
-          3 huevos.
-          1 cucharada de café de cacao puro Valor en polvo.

Preparación:

Precalentamos el horno a 200º.
En un bol mezclamos los huevos, con el yogur y el azúcar. Después vamos agregando poco a poco la harina y seguimos mezclando bien. Cuando tengamos una masa lisa y sin grumos agregamos el aceite y la levadura, batimos e integramos bien, sobre todo que no queden grumos de la levadura, aunque con el aceite se deshace muy bien.
Separamos la mitad de la masa en otro bol y le añadimos la cucharada de cacao, mezclamos bien.
Engrasamos un molde desmontable para horno y vamos poniendo 1 cucharada de masa blanca y otra de cacao, siempre en el centro. Os dejo un enlace donde se ve bien cómo hacerlo, que a mí se me olvidó hacer el paso a paso (ups).
Una vez hayamos puesto toda la masa metemos el bizcocho al horno unos 35 minutos. Siempre tendremos que vigilar, pues cada horno es un mundo, eso sí nunca abrir el horno antes de la media hora de cocción. Como siempre pinchamos con un palillo, si sale limpio es que ya está, sino dejamos hacer un poco más.
Sacamos del horno y dejamos enfriar un poco. Desmoldamos y dejamos enfriar del todo.
¡¡Y a disfrutar!!
El corte ha salido, ¡¿eh!? Jejeje…






BESOS.

jueves, 31 de mayo de 2018

Tirabeques sofritos


Aperitivo sencillo, rápido de hacer y delicioso donde los haya.
Por donde yo vivo es difícil encontrar esta verdura y el otro día los vi en la verdulería y no pude resistirme a comprar unos pocos…demasiado pocos compré, jejeje, pues literalmente desaparecieron en nada.

Ingredientes:

-          Tirabeques tiernos, (en mi caso no llegaba a ½ kg).
-          2 dientes de ajos.
-          Un poco de cayena (opcional, pero muy recomendable).
-          Aceite de oliva y sal.

Preparación:

Ponemos un cazo con agua y sal a hervir. Cuando el agua esté hirviendo agregamos los tirabeques y dejamos unos 2 minutos. Pasado este tiempo los escurrimos.
Mientras escurren pondremos una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva y sofreímos un poco los ajos cortados a láminas y la cayena al gusto, añadimos los tirabeques, salamos al gusto y salteamos unos 3 o 4 minutos.
Y ya estaría, ponemos en un plato y degustamos….¡¡¡cuidado que vuelan!!!

BESOS.




martes, 29 de mayo de 2018

Mermelada de nísperos en panificadora



Una amiga me regaló un montón de nísperos de su campo, es una fruta que me encanta, pero en casa sólo me gustan a mí y claro, os podéis imaginar…tenía nísperos para medio pueblo, jejeje. Así que como ahora estoy con la panificadora que no la dejo descansar y hace mermelada y nunca había hecho (con los años que la tengo…) pues me dije…”es el momento”
Y aquí está…y qué cosas, a mi marido así si le gustan los nísperos, vamos, que si me descuido me deja sin mermelada. También decir que a mi hijo ni así, jajajaja.
La receta la cogí del blog “Aisha Kandisha” pues siendo sincera, no tenía ni idea de hacer mermelada, ni en panificadora ni sin ella, pues nunca he hecho. Las cantidades están modificadas, pues yo tenía algo más de medio kilo de nísperos.
Espero que os guste.

Ingredientes:

-          700 g de nísperos.
-          350g de azúcar moreno.
-          El zumo de 1 limón no muy grande.
-          1 rama de canela.
-          1 sobre y medio de gelatina neutra.

Preparación:

Pelamos y quitamos los huesos (o la semilla) a los nísperos y los trituramos junto con el azúcar.


Vertemos este puré en la cubeta de la panificadora y agregaremos el resto de ingredientes.

Conectamos la panificadora y la ponemos en el programa de “mermelada” y ya ella se encargará de todo.
Cuando esté hecha la mermelada la vertemos en el bote (hermético) donde la vayamos a conservar y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Quitamos la rama de canela y ya cerramos el bote y a la nevera.
En mi caso la mermelada la consumimos en una semana más o menos.
Si se desea conservar herméticamente para que dure mucho más tiempo (meses) aquí está muy bien explicado









BESOS.