viernes, 25 de mayo de 2018

Vasitos de kéfir y fresas.


25 de mes y día del reto “Alfabeto dulce”, que nos trae Ana del blog “Cook the Cake”. Este mes los ingredientes obligados eran kéfir y fresas, propuestos por Elisa del blog: "Más que pasta" y M. José del blog: "Maryjosecakes"

La verdad es que el kéfir es un producto que había oído nombrar pero creo que si no llega a ser por el reto creo que no hubiera probado nunca. No sé, para mí se trata de ese tipo de productos que no llaman en absoluto la atención.
No sé si el kéfir que vende Mercadona será el que toca o no, pero la verdad me he desilusionado un poco con su sabor, pues se trata de un yogur natural, tal cual, o por lo menos esa fue mi sensación.
Me he informado por internet y las diferencias entre yogur y kéfir no son muchas, así que sinceramente me decanto por el yogur. No se ha tratado de un producto que me haya sorprendido, tal y como yo esperaba.
Eso no quita que el dulce que he preparado para el reto no esté delicioso, que lo está y mucho.

Ingredientes:
-          500g de kéfir.
-          300g de fresas.
-          200g de azúcar moreno.
-          4 hojas de gelatina neutra.
-          Unas galletas.
-          Un poco de chocolate para fundir.

Preparación:

Lavamos y cortamos por la mitad las fresas y las ponemos en el vaso de la batidora, trituramos.
Agregamos el azúcar y el kéfir y mezclamos con la misma batidora.
Reservamos.
Ponemos a hidratar la gelatina en agua fría.
Mientras trituramos un poco las galletas y las repartimos en los vasitos.




Derretimos el chocolate en el microondas, en la opción de descongelar y lo repartimos también por los vasitos. Metemos en la nevera.


Mientras pondremos en un cazo al fuego un poco de la mezcla de las fresas y desharemos la gelatina.
Una vez deshecha la juntaremos con el resto de la mezcla de las fresas y el kéfir y mezclaremos bien.
Y ya es repartir esta mezcla por los vasitos.
Metemos en la nevera hasta que cuaje y ya solo queda decorar y disfrutar …mmmm.








BESOS.

martes, 22 de mayo de 2018

Albóndigas caseras en salsa de tomate.


Aquí traigo otro vídeo, con una receta que ya tengo publicada, pero ayer las volví a hacer y me animé a grabarlo un poco...el vídeo digamos que es muy casero, como las albóndigas, jajajaja. Se hace lo que se puede....en fin. Eso sí, las albóndigas riquísimas y todo en crudo, por lo que es una receta más sanota.
Os dejo el enlace de la receta escrita: "Albóndigas con tomate"

BESOS.

lunes, 21 de mayo de 2018

Ravioli con salsa de queso



Ayer no sabía qué hacer para comer, le pregunto a mi hijo y siempre me dice lo mismo…”pasta”…La verdad, no sé para qué le pregunto, jejeje.
Pues nada, pasta que hice y como no tenía muchas ganas de estar preparando una receta excesivamente complicada me decanté por una salsa de queso, que no suelo hacer mucho y que está deliciosa.

Ingredientes: (para 3 personas)

-          500g de pasta, (la cantidad de pasta dependerá del tipo de pasta. Yo hice ravioli y puse 2 bandejas de 250g cada una.
-          2 o 3 cucharadas soperas de diferentes clases de quesos, (yo puse rallado, los de la foto. 2 o 3 cucharadas de cada queso, que era los que tenía por la nevera).
-          200ml de nata para cocinar.
-          Un poco de pimienta negra molida y un poco de nuez moscada.
-          Si es necesario un poco de leche.

Preparación:

Ponemos un cazo al fuego con abundante agua y sal para hacer 
la pasta.
Ponemos una sartén al fuego con todo el queso rallado, lo vamos removiendo, que se deshaga un poco. Seguidamente agregamos la nata y no dejamos de remover, que el queso se deshaga del todo y se integre con la nata.


Si queda muy espeso podemos añadir un poco de leche para hacer la salsa un poco más líquida.
Cuando esté todo integrado espolvoreamos un poco de nuez moscada y otro poco de pimienta molida, mezclamos bien y quitamos del fuego.
Cuando todo esté hecho, salsa y pasta, lo pondremos en un plato y ¡¡a comer!!
Y como siempre digo, caliente caliente, que estos platos fríos no están buenos.





BESOS.

martes, 15 de mayo de 2018

Torta de nuez moscada armenia



Sé que publico un poco tarde...pero es lo que pasa cuando te dejas las cosas para última hora (y yo soy especialista, ufff) que cuando te sale un imprevisto todo se va al garete. Pero aún tarde y todo, maletas hechas y destino a Armenia con el reto “Reposteras por Europa”, del blog “Gotas de azúcar y vainilla”.

Armenia es otro de los muchos países que pertenecían a la Unión Soviética y que se independizó en 1991.
Su capital es Ereván y es un país de interior, principalmente montañoso y con pocos bosques.


De este destino sí que encontré muchas recetas dulces, a cada cual más rica, pero al final me decanté por esta tarta, por su sencillez y sobre todo porque debía de estar rica rica y sí, así fue, estaba para chuparse los dedos.
La nuez moscada le da un sabor diferente y especiado, aunque no demasiado, lo justo y además el bizcocho se queda muy esponjoso por dentro y con una capa crujiente alrededor que lo hace muy diferente a los típicos bizcochos que suelo hacer yo y la verdad, es una delicia deliciosa...
Espero que os guste.

Ingredientes:

-          400ml de leche.
-          500g de harina.
-          300g de azúcar morena.
-          200g de mantequilla.
-          1 huevo.
-          2 cucharadas de café de levadura.
-          1 cucharada de café de bicarbonato.
-          100g de almendra crocanti.
-          1 cucharada de café de nuez moscada.

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º.
Mezclamos la leche con el bicarbonato y reservamos.
Mientras en un bol vamos mezclando la harina, el azúcar y la levadura. Que queden bien mezclados todos los ingredientes, (yo mezclé con la panificadora). Añadiremos la mantequilla fría e integramos bien.

Separaremos la masa en dos y una mitad la pondremos en la base del molde desmontable, que habremos engrasado y enharinado, (mi molde era de 22 cm), en la base del molde puse papel de hornear. En la otra mitad agregaremos el huevo batido, la leche con el bicarbonato y la nuez moscada y mezclamos.


Vertemos esta mezcla en el molde y repartiremos por encima la almendra.  Metemos al horno unos 40 minutos.





Como siempre comprobamos con un palillo, si sale limpio ya estaría, sino dejamos hacer un poco más.

Sacamos del horno, dejamos enfriar un poco y desmoldamos. Dejamos enfriar del todo y ya solo queda disfrutar de esta sencilla pero deliciosa torta.
En casa nos encantó.



Como veis queda en dos capas bien diferenciadas. La de abajo que es la harina, el azúcar y la mantequilla y la de arriba que ya lleva todos los ingredientes.














Que navideñas me han quedado estas fotos, jejeje...



Besos.