martes, 7 de noviembre de 2017

Lasaña de mozzarella y tomates cherry




Esta lasaña es muy sencilla y diferente de la típica de carne picada, la boloñesa. A mi hijo le encanta y sería capaz de comerse toda la fuente él solo.
La fuente que utilicé era de metal y rectangular (32x22 cm). Aunque se puede utilizar de barro o de cristal.
La cantidad de láminas de lasaña depende de lo grande que sea bandeja. Yo para calcular las que necesito las coloco en la fuente. Y así sólo pongo a remojo las que caben y si sobran se pueden utilizar en otra ocasión.
Bueno, después de estos pequeños “consejos” culinarios, jejeje, paso a la receta.
Espero que os guste.

Ingredientes:

-          15 láminas de lasaña, (para 3 capas).
-          250g de tomates cherry.
-          2 mozzarellas.
-          Queso parmesano.
-          Orégano.
-          Salsa bechamel (receta aquí)
-          Un poco de mantequilla.

Preparación:

Precalentamos el horno a 200º.
Preparamos la salsa bechamel y reservamos.
Calentamos agua y ponemos la lasaña a remojo, siguiendo las instrucciones del fabricante. Las que yo compré tenían que estar 10 minutos.
Engrasamos con un poco de mantequilla la fuente que utilizaremos para hacer la lasaña y ponemos en la base un poco de salsa bechamel. Seguidamente pondremos una capa de láminas, la mitad de la bechamel, la mitad de los tomates, que habremos cortado por la mitad, una mozzarella y espolvoreamos un poco de orégano. Ponemos otra capa de láminas y el resto de los ingredientes. Acabaremos con la última capa de lasaña, espolvoreamos queso parmesano y metemos al horno 20 minutos (yo, de nuevo, he seguido las instrucciones del fabricante).





Sacamos del horno, dejamos reposar unos 5 minutos y servimos. Hay que comerla calentita.
Decir que vale la pena que la bechamel quede poco espesa, a mí esta vez me ha quedado más bien demasiado espesa y no me acabó de convencer el resultado.










BESOS.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Planta de albahaca y ensalada caprese.



Mi planta de albahaca...como dice una amiga, que buen pesto saldría, jejeje.

Yo lo que hice fue una sencilla pero deliciosa "Ensalada Caprese".
La receta del pesto aquí...es una delicia.





A seguir disfrutando de la tarde del domingo.
BESOS.

martes, 31 de octubre de 2017

Calabaza al horno

Calabaza al horno, sin más...¡¡deliciosa!!
Y preparada para Halloween...¿Truco o trato? 🎃🎃🎃🎃




miércoles, 25 de octubre de 2017

Dulce de pera y requesón-reto.





Reconozco que cuando leí los ingredientes del reto “Alfabetodulce” de este mes me sorprendí bastante. Sí, ya lo sé, son ingredientes muy compatibles, pero yo creo que jamás los hubiera mezclado. Por eso me encantan este tipo de retos, porque te “obligan” a mezclar ingredientes que seguramente y en muchos casos nunca mezclaríamos, por lo menos yo, jejeje.
En fin, que el resultado ha sido E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R. Un dulce o tarta o bizcocho de lo más delicioso, en casa voló, literalmente. Si me descuido ni las fotos puedo hacerle.
El reto de este mes está a cargo de Cristina de “Bizcocheando” y de Rosa María de “Un toque de canela”.
Pues allá voy.

Ingredientes:

-          1 masa de hojaldre.
-          2 peras medianas.
-          3 huevos.
-          250g de requesón (yo puse el de mercadona 0% mg).
-          200g de azúcar.
-          75ml de nata líquida.
-          1 cucharada sopera de maicena.
-          1 cucharada de café de canela.

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º.
Ponemos la masa de hojaldre en un molde desmontable, previamente engrasado y pinchamos la base con un tenedor, para que no suba.
En un bol ponemos el requesón, los huevos, el azúcar, la canela, la nata y la maicena y batimos con las varillas eléctricas.
Una vez todos los ingredientes mezclados añadimos las peras que habremos cortado a trocitos pequeños, mezclamos bien y vertemos esta masa en el molde, sobre el hojaldre.
Metemos al horno unos 45 minutos. Como siempre pinchamos con un palillo, si sale limpio ya estaría, sino dejamos hacer un poco más.
Sacamos del horno, dejamos enfriar un poco y desmoldamos, dejamos enfriar del todo y ya estaría…yo le espolvoreé un poco de azúcar glas.
Jugoso como él solo, delicioso como el que más, y en casa todo un éxito, más no se puede pedir.



Se me había olvidado poner la foto más importante...a la jefa de la casa también le encantó el dulce, jajajaja.


BESOS.

domingo, 15 de octubre de 2017

Kremna rezina-Reto.



Este mes hemos hecho las maletas y nos hemos ido a Eslovenia cuya cocina fusiona influencias de la gastronomía austríaca, húngara e italiana.
El postre que traigo para el reto Reposteras por Europa de este mes es muy típico de  Bled que es una población situada a orillas del lago Bled, ubicada en los Alpes Julianos en la zona noroccidental de Eslovenia.
He visto fotos de la localidad por internet y os aseguro que es un lugar de ensueño…decir precioso es quedarse corto.
Según he leído el kremna rezina es el postre por excelencia del país.
El postre es muy sencillo de hacer y está delicioso, sin comparar, me recuerda a nuestro mil hojas, por el hojaldre y la crema pastelera.
El país fue elegido por Nuria del blog 7Migas Dulces.
Bueno y allá voy con la receta, os encantará.



Ingredientes:

-          1 lámina de hojaldre.
-          Nata para montar.
-          Azúcar glas.
Para la crema pastelera: 
-          150ml de leche entera.
-          1 yema de huevo.
-          2 cucharadas soperas de azúcar.
-          1 cucharada sopera de maicena.
-          Unas gotas de esencia de vainilla.


Preparación:


Cortamos la lámina de hojaldre en cuadrados.


Pinchamos con un tenedor y metemos al horno hasta que esté hecha.D
Dejamos enfriar la masa de hojaldre.
Montamos la nata y metemos en la nevera hasta que la vayamos a utilizar.
Hacemos la crema pastelera, mezclamos en un bol todos los ingredientes con las varillas eléctricas y ponemos en un cazo al fuego, no dejamos de remover hasta que espese, según lo queramos de espeso lo tendremos más o menos tiempo al fuego. Para este dulce lo queremos muy espeso. Cuando lo tengamos quitamos del fuego y dejamos enfriar.



Cuando esté todo hecho ya solo queda montar el dulce.
Ponemos un cuadrado de hojaldre, después un poco de crema pastelera, ponemos por encima nata y cubrimos con otra lámina de hojaldre.
Metemos en la nevera para que se enfríe bien. Espolvoreamos azúcar glas a voluntad antes de servir y saboreamos este delicioso postre.




Como he dicho antes es un dulce muy sencillo, pero que está muy muy rico. Y decir que uno de mis próximos objetivos es viajar a Bled, pues me he quedado maravillada.

BESOS.